INICIO INSTITUCIONAL NUESTRA PROPUESTA PUBLICACIONES NOVEDADES CONTACTO
  
      


SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of INBOX Solutions (http://inboxinternational.com)
Publicado por Fundación el 6/9/2007 (1263 lecturas)

Con el extraordinario desarrollo en las tecnologías de la información y comunicación (TICS), surge en el mundo una nueva plusvalía: la de los sistemas conformados a partir de los atributos de esos soportes tecnológicos.

Las formas piramidales ortodoxas de organización son reemplazadas por las redes, formas de organización que permiten optimizar esa sinergia (redes digitales). En las formas tradicionales de organización la naturaleza del poder está en la propiedad individual de la información, en las redes, el poder está en la propiedad colectiva de ese recurso.
 
La Fundación Maestros entiende que el tránsito de un modelo a otro exige una verdadera "revolución cultural" en las organizaciones.
La disponibilidad del soporte tecnológico y el nuevo know how de los sistemas abre un proceso acelerado de generación de redes. Por un lado las redes surgen como consecuencia de los procesos de reforma de las grandes organizaciones, por el otro, mediante la conformación de alianzas entre organizaciones menores.
 
El juego de intereses y la versatilidad del nuevo modus operandi acelera la globalización de los procesos socioeconómicos. La transnacionalización del capital genera un sistema financiero capaz de evadir los instrumentos de regulación estatal. Las fronteras caen, aumenta exponencialmente la concentración de la riqueza y el Estado va perdiendo cada vez más su poder, no solo el económico sino fundamentalmente el coercitivo, y con él su capacidad de moderación de los intereses privados y el interés público.
 
La irrupción de Internet le da carácter masivo a la conectividad. Cualquiera se puede comunicar desde un teléfono, ya sea a través de una línea o en forma inalámbrica.
 
Surge el concepto de redes sociales. Los actores sociales, individuales o colectivos, públicos o privados, pueden ahora alcanzar mejores niveles de coordinación si son capaces de adoptar normas comunes para la acción.

La nueva sinergia se constituye en instrumento para el interés público.

Los gobiernos en los países centrales instalan políticas sumamente activas para acelerar procesos en este sentido. Surgen las "agendas de la conectividad", el objetivo es llevar el uso a toda la sociedad, en todos sus niveles y en todas sus actividades.
 

El nuevo modelo ya está presente, es universal, pero su contracara es “lo que va quedando afuera” (por la razón que fuera). Allí esta la “exclusión”, lo desarticulado, lo que “no tiene viabilidad”.

El escenario de transición que acontece se conforma en esta dialéctica “sistemas- exclusión” y exhibe, entre ambas alternativas, una brecha cada vez más grande.

  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Publicado por Fundación el 6/9/2007 (1243 lecturas)

¿Quién mejor que Edgar Morin para dar cuenta de la perspectiva compleja del conocimiento?

 
Yo, Edgar Morin
 
¿Quién soy? Mi singularidad se disuelve en cuanto la examino y, finalmente, estoy convencido de que mi singularidad procede de una ausencia de singularidad. Incluso tengo en mí algo mimético que me impulsa a ser como los demás. En Italia me siento italiano y quisiera que los italianos me sintieran participante en su actividad. El otro día, hablando a un auditorio de la Champagne, me sentí achampanado. Ah, sí, quisiera ser como ellos. Adoro estar integrado y, sin embargo, no soy por completo ni de unos ni de otros. Podría ser de todas partes, pero no por ello me siento de ninguna parte, he arraigado aquí. No me distinguen el ejercicio de un talento singular ni la posesión de una verdad admirable. Me distingo por el uso no inhibido ni rígido de una máquina cerebral común y por mi permanente deseo de obedecer las reglas primeras de esta máquina cognoscitiva: reunir cualquier conocimiento separado, contextualizarlo, situar toda verdad parcial en el conjunto del que forma parte. Mi capacidad de análisis es media, mi capacidad de síntesis también, pero nunca utilizo la una sin la otra. No sufrí la profunda marca de una cultura familiar, ni la de las evidencias impuestas por la educación. Así pues, mi domesticación superficial, mi débil imprinting, me convirtieron en una muestra representativa de humanidad, animada por las aspiraciones y contradicciones antropológicas, literalmente un hombre cualquiera. Dudo mucho, creo mucho. Tengo la impresión de que tengo pocos prejuicios, me siento abierto a ideas que se contradicen mutuamente y me percibo interiormente libre. ¡Qué buena es esta libertad que compensa tantas cualidades ausentes!
 
Texto incluído en: Edgar Morin Mis demonios, © Editorial Kairós, Barcelona, 1995. © Traducción: Manuel Serrat Crespo, 1995
  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Publicado por Fundación el 21/4/2010 (1283 lecturas)

Filosofo actual

  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

RSS Feed



Login
Menú
Usuarios Contectados
4 usuario(s) en línea (1 usuario(s) navegando SmartSection)

Registrados: 0
Invitados: 4

más ....

Todos los derechos reservados :: © 2008 www.fundacionmaestros.org
Maipu 894 (Este) Capital - San Juan :: info@fundacionmaestros.org